domingo, 2 de octubre 2022 | English | INICIAR SESIÓN
agosto 11 de 2022
¿Cómo avanza la lucha por la superación de la pobreza en Colombia?

2020 se caracterizó por un deterioro generalizado en los indicadores sociales, especialmente los de pobreza monetaria, pobreza monetaria extrema y pobreza multidimensional. Sin embargo, lo hecho por Colombia en materia de salud pública y reactivación económica a partir de la pandemia es excepcional. Las políticas públicas implementadas, como la estrategia de vacunación masiva, el aumento de la capacidad instalada de los hospitales, la ampliación de los beneficiarios de transferencias monetarias no condicionadas y los giros extraordinarios en los programas sociales tradicionales de transferencias condicionadas, entre otros, permitieron mejorar dichos indicadores en 2021.

De hecho, la compañía de asesoría financiera Bloomberg publicó un ranking de resiliencia al COVID-19 y ubicó a Colombia entre los mejores países que han manejado la pandemia: específicamente, el país ocupó la posición número 12 en la general, la posición número 1 en América Latina y la posición número 2 en América. En el ranking se destacan economías desarrolladas como Corea del Sur (1), Emiratos Árabes Unidos (2), Irlanda (3), Noruega (4) y Arabia Saudita (5). No obstante, el porcentaje de la población colombiana que aún vive en condición de pobreza es bastante alto y, por lo tanto, el país debe continuar con el objetivo de la reducción de la pobreza y la pobreza extrema. 

La lucha contra la pobreza no solo se refiere al dinero disponible con el que cuenta un hogar para adquirir una canasta básica de bienes y servicios (pobreza y pobreza extrema), sino también a una mejor calidad de vida de los hogares (pobreza multidimensional). Es importante mencionar que la línea de pobreza monetaria nacional en 2021 se fijó en un ingreso por persona de $354.031 mensuales y la línea de pobreza monetaria extrema per cápita nacional en 2021 fue de $161.009.

En el indicador de pobreza monetaria, en 2021, el 39,3 % de la población colombiana se encontraba en condición de pobreza monetaria, lo cual representó una disminución de 3,2 puntos porcentuales frente a la registrada en 2020, la cual fue de 42,5 %. La pobreza en las cabeceras municipales fue de 37,8 % en 2021, con una disminución de 4,6 puntos porcentuales frente al año anterior. Y para los centros poblados y zonas rurales dispersas, la pobreza fue de 44,6 % en 2021, con una disminución de 1,7 puntos porcentuales al compararla con 2020, la cual fue de 42,9 %. 

Así mismo, el indicador de pobreza monetaria extrema en 2021 fue de 12,2 %, es decir, 2,9 puntos porcentuales menos que el registrado en 2020, el cual se ubicó en 15,1 %. En ese sentido, podemos afirmar que en 2021, para el total nacional, 19.621.330 colombianos se encontraban en condición de pobreza monetaria y en 2020, la población en esa situación fue de 21.021.564. Es decir, que 1,4 millones de personas salieron de la condición de pobreza monetaria, y 1,3 millones de colombianos salieron de la condición de pobreza monetaria extrema. El índice de pobreza multidimensional (IPM) está compuesto por cinco dimensiones: condiciones educativas, condiciones de la niñez y la juventud, trabajo, salud y condiciones de la vivienda y servicios públicos. 

Entonces, al analizar las cifras del IPM para 2021, el 16 % de la población colombiana se encontraba en esta situación, con una disminución de 2,1 puntos porcentuales frente a 2020 (18,1 %). El IPM para las cabeceras fue de 11,5 % en 2021, con una disminución de 1,0 puntos porcentuales en comparación con 2020 (12,5 %), y para los centros poblados y rural disperso, el IPM en 2021 fue de 31,1 %, 6,0 puntos porcentuales menos que los registrados en 2020 (37,1 %). 

Por lo tanto, bajo esta medición, podemos afirmar que, entre 2020 y 2021, cerca de 971.000 colombianos salieron de la pobreza multidimensional. Otro reto importante para el país es combatir la desigualdad, la cual es medida a través del coeficiente de Gini, donde 0 corresponde a perfecta igualdad y 1 corresponde a perfecta desigualdad. Dicho lo anterior, el coeficiente para el total nacional en 2021 fue de 0,523 y para el año inmediatamente anterior, el coeficiente fue de 0,544.

Todo lo anterior nos lleva a reflexionar sobre lo mencionado recientemente por Mariana Mazzucato (PhD), profesora de Economía de la Innovación y Valor Público en University College London, quien afirmó que si no generamos riqueza no habrá nada que distribuir. 

Por lo tanto, el próximo gobierno tiene el gran reto de crear riqueza y distribuirla bien. También debe continuar y fortalecer a Colombia como una plataforma atractiva para la inversión. Y, por lo tanto, es necesario desarrollar de un ecosistema de innovación de largo plazo en donde el país aumente la productividad, desarrolle productos con mayor contenido tecnológico y diversifique significativamente la canasta exportadora. Lo anterior debe ser complementario de una política industrial integral que incentive la formalización empresarial, promueva la generación de empleo formal y nos permita ganar la batalla contra la pobreza.