domingo, 2 de octubre 2022 | English | INICIAR SESIÓN
agosto 12 de 2022
La inversión social de las empresas aumentó en 2020 y 2021

Estos son los resultados de la Encuesta de Arquitectura Social Estratégica 2021

La ANDI y su Fundación realizaron la cuarta medición sobre inversión social mediante la Encuesta de Arquitectura Social Estratégica a 479 empresas afiliadas al gremio para mapear el estado de la inversión social en Colombia e identificar fortalezas, buenas prácticas y oportunidades de las estrategias sociales de las compañías. El sector empresarial colombiano prioriza inversiones sociales que son pertinentes y sostenibles, y que generen valor. Durante 2020, las compañías encuestadas hicieron una inversión social voluntaria de 4 billones de pesos y en 2021 de casi 3,7 billones de pesos en su gestión social. Esto evidencian el compromiso del sector empresarial de hacer frente a las problemáticas que apremian a la sociedad colombiana.

El aporte al desarrollo de la sociedad desde las empresas debe generar valor para el negocio y responder a las necesidades y expectativas de sus grupos de interés prioritarios. Según la Encuesta, las principales poblaciones a quienes las empresas dirigen sus acciones sociales son los empleados y sus familias (41 %), seguido de niños, niñas y adolescentes (36 %), población en situación de pobreza (35 %), jóvenes (24 %) y mujeres (21 %).

De igual forma, del total de empresas encuestadas, el 75 % expuso que desarrolla proyectos en su zona de influencia y ejecutan estas iniciativas en regiones como Antioquia (31 %), Bogotá (30 %), Valle del Cauca (22 %) y Atlántico (18 %), principalmente.

 

Líneas de inversión social 

Las empresas pueden aportar a la construcción de un país más equitativo e incluyente por medio de varios enfoques desde su gestión social. En esta medición, las empresas indicaron que abordan los temas sociales a través de programas dirigidos a sus empleados o familias (76 %), donaciones con objetivos sociales (74 %) y responsabilidad social empresarial (71 %). 

Así mismo, es relevante el resultado de la inversión social frente a nuevos negocios de alto impacto, que aumentó 12 puntos porcentuales entre la medición de 2019 (23 %) y la de 2021 (35 %). Este resultado es respaldado por la estrategia desarrollada por la Fundación ANDI, que promueve que las organizaciones puedan operar de manera responsable a través de la creación de negocios que generen rentabilidad e impactos sociales o ambientales positivos para su entorno. Esto, mediante la inclusión de población en condición de vulnerabilidad como proveedora de materias primas o suministros, y por medio de la generación de oportunidades de empleo. La Encuesta reflejó que el 49 % de las empresas cuenta con acciones para vincular población vulnerable en la operación del negocio y que el 84 % de estas acciones están relacionadas con la contratación directa de población vulnerable (empleo inclusivo), seguido de compras de suministros a unidades productivas (20 %) y compras de materias primas agrícolas (15 %) a población vulnerable.

Las poblaciones donde las empresas focalizan sus acciones de inclusión son principalmente las mujeres (40 %), la población en situación de pobreza (37 %) y las personas con discapacidad (30 %). Se destaca que por primera vez se preguntó por los jóvenes dentro de las poblaciones focalizadas y se obtuvo que el 21 % de las empresas dirige sus proyectos a esta población.

 

Motivaciones 

La Encuesta reflejó la alineación de las empresas con prácticas de valor compartido, donde existe un gana-gana e iniciativas con doble propósito. Es decir, mientras se mejoran las condiciones sociales, las compañías también reflejan beneficios, utilidades y un valor agregado para el negocio.Al indagar por las motivaciones de las empresas para realizar sus inversiones sociales, se desataca la preocupación por la justicia social y el desarrollo humano (49 %). Frente a la medición de 2019, la motivación por la mejora de su reputación y el valor de la marca incrementó en 23 puntos porcentuales, denotando que las inversiones sociales también son vistas como un vehículo para el posicionamiento y la visibilización del negocio en el mercado.De igual forma, la estrategia social de las empresas está motivada por la generación de un mejor relacionamiento con los grupos de interés (42 %) y por la atracción y retención de sus colaboradores (39 %).

 

Objetivos de Desarrollo Sostenible

Por primera vez en la medición se incluyó un capítulo para mapear la alineación del sector empresarial con la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y se destaca que el 66 % de las empresas encuestadas sabe en qué consisten los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). El 86 % está alineando sus acciones para la consecución de estos y del 14 % restante, el 60 % dice que tiene previsto en el próximo año alinear sus acciones para contribuir con los ODS.

Los resultados evidencian cómo una nueva filosofía sobre la forma de hacer negocios va tomando fuerza. Es significativo y muestra un cambio de pensamiento y de entendimiento sobre el rol de las empresas en la sociedad. La Encuesta de Arquitectura Social Estratégica es un instrumento que se aplica cada dos años desde la ANDI, tomando una muestra de las empresas afiliadas a la asociación. La próxima medición está planificada para 2023.